MI PSIQUE Y LAS POKIANKITSCH, EN EL MUSEO DEL CHOPO

24 abril 2012


No es que haya querido asistir, pero mi ello me presionó, así que mi yo tomó la decisión, aunque lo que vi, mi superyó me lo refutó. Qué más da, de todos modos asistí al Ritual del amor; al menos no fui la única y es satisfactorio saber que de amor muchos sufren, y de calentura, unos cuantos también.

El amor es, por excelencia, pieza clave para la existencia del ser humano, para unos más, para otros menos; sin embargo, por intangible que parezca, puede ser un arma letal pero, para que eso no sea así, contamos con la astucia del colectivo Las Pokiankitsch, que con un enorme colchón en forma corazón rojo, el color del amor, buscaron la excusa perfecta para darse un revolcón.

Muchos ellos estaban presentes; no es que quisieran ver al colectivo (y no por menospreciar la labor de las tres artistas que conforman el “cole”, quienes llevaron este ritual a Francia), en el fondo, todos iban por su conjuro de amor. Al menos algunos humanos todavía lo persiguen, por fortuna, y eso porque no se compra, además de que el ritual era entrada libre.
Los yo miraban con incredulidad el momento en que Las Pokiankitsch bajaban de las escaleras mientras recitaban las palabras mágicas de aquel conjuro para el amor; todos bebían discretamente el líquido de una botellita roja, del cual el colectivo no quiso revelar su contenido y, aunque afirmaron que realmente era una pócima, a mí yo le supo a canela.

Es verdad, muchos ellos se proyectaron, y en el muro de los deseos unos obedecieron fielmente al procedimiento del ritual: después de la pócima, se escribió un deseo en un corazón amarillo y se pegó en aquel muro para después revolcarse en el corazón inflable, unos muy tiernos y algunos cuantos muy… muy… escribieron algo como esto: “Quiero participar en una orgía”.

Mi superyó estaba molesto, pues sabía que a pesar de que era 21 de marzo eso no lo convertía en especial, era un día como todos, sólo creencias, pero el ello le dijo que “por si las dudas”, y como mi yo quería una nota pues asistió, y aunque esto no es una nota, son los efectos de la pócima, que posiblemente contenía toloache.

2 voces en mi cabeza:

Kathy*... La Famosa Golpeadora de Hombres dijo...

Tenía mucho que no volteaba hacía el blog... esto no me lo sabía jeje... corazones amarillos desde ahora para ver si algún día mis deseos se cumplen ;)

Anónimo dijo...

muy buenas,soy el vicepresidente del comite de personas que siguen blogs personales en toda la america septentrional, por lo ovserbado usted no se tomara la molestia de responder este mensaje (si es que es visto) pero debido a la inactividad del blog durante este año (2014) he tenido que pedirle alguna explicacion (pero usted sabe que no debe nada) asi que de manera mas amable le pido de todo corazon (si es que tiene algun vestigio de ello) que porfavor puble que en su blo o deje el link de algun otro si es que lo tiene, de antemano muchas gracias,

Porfavor espero que no me odie por ello